Odontología conservadora

La odontología conservadora ofrece muchas posibilidades de corregir defectos dentales mediante técnicas de obturación adhesiva, desde la restauración sencilla de cavidades posteriores (desde hace 15 años ya no utilizamos amalgama), la reconstrucción de amplias superficies masticatorias o de bordes incisales, hasta los empastes en los cuellos dentales y el cierre de espacios edéntulos. No siempre es necesario tallar el diente para colocar una corona. Con esta técnica podemos conservar en muchos casos el mayor grado posible de sustancia dura del diente.

No es necesario remediar todo trastorno dental con una corona.

Sólo cuando ya no sea posible garantizar la estabilidad, recomendamos una prótesis confeccionada en un laboratorio (véase restauración protésica individual).